El Mercurio

Cajamarca - La Libertad - Chepen

Viernes, Ago 18th

Last update02:19:26 AM

Corpus Christi, más que una fiesta, nuestra propia identidad

Esta semana se celebra la Fiesta del Corpus Christi, traducido del latín Fiesta del “Cuerpo de Cristo”.

Tal vez, una de las celebraciones que más unen al hombre con el mundo espiritual, pues se habla de creer que Dios se transforma en un trozo de hostia.

Son muchas las muestras de fe que tienen los seres humanos. Hay culturas en las cuales dios habita en un templo, en una lejana caverna, en un misterioso monte, o en el cielo. Pero la idea de la fe católica, aquella que nos dice que Dios es parte de nosotros mismos y que se puede ver a través de un pan consagrado, es uno de los pilares de la Iglesia Cristiana Católica Apostólica y Romana.

El Corpus Christi y los cajamarquinos

Cajamarca no tiene un santo patrón, no tiene un tutor que interceda ante las entidades divinas en caso de desgracia. Pero la instauración de la fiesta del Corpus Christi sirvió para cubrir ese vacío.

Los cajamarquinos han celebrado de manera muy especial la celebración del Corpus Christi. No es extraño escuchar a las abuelas sobre las fiestas en honor a la Hostia Consagrada. No había intermediarios, los asuntos entre Dios y el pueblo de Cajamarca, se trataban de forma directa, sin intermediarios.

Los cajamarquinos siempre han tenido especial énfasis en celebrar el Corpus Christi. Las crónicas, las fotografías, los historiadores, siempre marcan una constante, la feria de Corpus Christi. Era un motivo para que los cajamarquinos retornen a su tierra, para que las familias salgan pasear, para encontrarse con los amigos, para volver a revivir viejos y agradables momentos.

La solemnidad de la celebración no deja indiferente a nadie. Bien se dice, que la fe mueve montañas.

Las alfombras, los clarineros

Algo que caracteriza la fiesta del Corpus Christi en Cajamarca es el diseño de alfombras para el recorrido procesional de la Custodia portando la Hostia Consagrada.

El recorrido es breve pero más que significativo. Todo el perímetro de la Plaza de Arma toma diversos colores. Niños, jóvenes y adultos se unen para diseñar las más bellas alfombras que demuestren el respeto hacia Jesús Eucaristía.

Los colegios, las universidades, instituciones y empresas se hacen presentes en esta fecha y la elaboración de gigantescas alfombras es un motivo para la unión.

Se demuestra todo el talento y arte de los cajamarquinos. Para las alfombras todo vale, todo sirve. Desde pétalos de flores, hasta aserrín coloreado con anilinas, pequeñas piedras, arena y tierra de colores.

Las alfombras muestran mucho de nuestra identidad, muestran nuestra ideología, muestran nuestra fe.

Los clarineros son parte esencial de las celebraciones de Corpus Christi. Sin ellos, la celebración no tendría esa unión entre lo tradicional y lo moderno, entre lo propio y lo extranjero. Cuando los conquistadores nos impusieron la religión católica, los hombres y mujeres de estas tierras jamás renunciaron a celebrar a Cristo, a su propia manera y con sus propias melodías.

Los clarineros que inundan la atmósfera con sus acordes son ese toque que marca la diferencia, que hace única la celebración del Corpus Christi en esta la llamada “Tierra del Cumbe”.

La procesión del Santísimo Sacramento es uno de los actos principales de la fiesta litúrgica. Dios convertido en pan puede recorrer las calles de la ciudad. Un grupo de hombres elegidos para cargar dicha custodia llevan a esta hostia a paso firme y lento.

Los clarines no dejan de sonar, demostrando la importancia de este paso ceremonial. La población pugna por estar cerca del Señor Jesucristo convertido en Hostia.

Las alfombras que cubren el suelo son la muestra más palpable de la fe de un pueblo, pone su arte de manifiesto, demuestra ese compromiso con Dios.

Fechas y personajes

• El Corpus Christi se celebra por primera vez en 1246 en la Diócesis de Lieja (Bélgica).

• Fue instituida el 8 de septiembre de 1264 por el papa Urbano IV

• En el Concilio de Viena de 1311, Clemente V dio normas para el cortejo procesional.

• En el año 1316, Juan XXII introduce la exposición del Santísimo Sacramento.

Un dato importante

De acuerdo al calendario litúrgico y al Catecismo Católico Romano, la fiesta del Corpus Christi tiene “por principal finalidad es proclamar y aumentar la fe de los católicos en la presencia real de Jesucristo en el Santísimo Sacramento. La celebración se lleva a cabo el jueves posterior a la solemnidad de la Santísima Trinidad, que a su vez tiene lugar el domingo siguiente a Pentecostés (es decir, el Corpus Christi se celebra 60 días después del Domingo de Resurrección)”.

Específicamente, el Corpus Christi es el jueves que sigue al noveno domingo después de la primera luna llena de primavera del hemisferio norte. En algunos países esta fiesta ha sido trasladada al domingo siguiente para adaptarse al calendario laboral.